5 Tipos de mamá. ¿Con cuál te identificas?

5 Tipos de mamá. ¿Con cuál te identificas?

Tipos de mamá

Si llegaste a este artículo, seguramente es porque hoy te preguntas qué tipo de madre eres y cómo estás ejerciendo tu rol; pero, ten en cuenta que, lejos de “calificarte”, en este blog queremos invitarte a analizar tus acciones para que seas tú misma quien evalúe cómo ellas contribuyen o no al crecimiento personal de tus hijos.

Clasificación de mamás

Para nadie es un secreto que existen diferentes tipos de mamá, incluso, podría decirse que es casi imposible catalogarlas en grupos, pues cada una es única; sin embargo, el estadounidense Stephen Poulter, en su libro The mother factor: How your mother’s emocional legacy impacts your life, identificó cinco categorías que representan a la mayoría de las madres:

1. Madre perfeccionista:

Según el autor, este es uno de los tipos de mamá más común. Se trata de aquellas madres que viven en un estado permanente de ansiedad porque quieren que todo en la vida de sus hijos sea perfecto; y entonces, viven ejerciendo un control excesivo sobre ellos, pues no toleran las equivocaciones y consideran importante mantener las apariencias.

A futuro, este comportamiento puede ocasionar que sus hijos crezcan con temor al fracaso y con poca tolerancia a la frustración.

2. Madre mejor amiga:

De acuerdo con la obra de Poulter, este podría ser el tipo de maternidad que más predomina en la actualidad, ya que tenemos mamás modernas.

A diferencia de la madre perfeccionista, la madre mejor amiga no establece límites, no pone normas y no se caracteriza por tener liderazgo. Aunque esto pueda parecer bueno para muchos, el problema es que los hijos muchas veces requieren una madre, no otra amiga, por lo que un hijo que crece así puede sentirse rechazado, abandonado y sin madre.

Poulter asegura que su relación con su madre tuvo esta influencia y que la considera como una de las más problemáticas, ya que estos niños, cuando se convierten en adultos, tienden a buscar figuras femeninas autoritarias o suelen convertirse en “cuidadores” de otros, lo que aumenta sus niveles de estrés.

3. Madre “yo primero”:

Este tipo de mamá es aquella que considera que sus hijos están en un segundo lugar, pues, como un día crecerán y se irán, lo más importante es su propia felicidad, incluso a expensas del bienestar de sus hijos.

Como no les ofrecen a sus hijos el apoyo emocional que demandan, estos crecen sin empatía y sin compasión, sintiéndose superiores a los demás, teniendo dificultades para asumir compromisos y siendo incapaces de reconocer sus propias fallas. Sin embargo, también puede darse el efecto contrario, y pueden ser personas que buscan constantemente el cariño y la aprobación de otros.

4. Madre impredecible:

Igual que la madre perfeccionista, es controladora y ansiosa. La diferencia es que este tipo de madre es temerosa y muy emocional, lo que puede generarles, a ellas y a sus hijos, estados de ansiedad y depresión.

Las madres impredecibles también suelen ser muy críticas y exigentes con sus hijos. Una condición que, a futuro, puede significarles una baja autoestima, falta de confianza en sí mismos, altibajos emocionales ante cualquier situación y relaciones personales superficiales.

5. Madre completa:

Según el autor, este tipo de madre es el ideal, pues brinda un equilibrio entre la atención y la sobreprotección, y el apoyo y la crítica. Es una mamá comprensiva, que sabe guiar a sus hijos a hacer lo que deben hacer como lo deben hacer.

Banner app

¿Qué tipo de madre eres?

Finalmente, es probable que todas las madres tengan un poco de cada clasificación, puesto que la mamá perfecta no existe. Así que, lejos de señalarte por lo que eres o no eres, es un buen momento para autoanalizarte y encontrar aquellos factores que podrías mejorar, no solo por tus hijos, sino también por ti misma.

En esta búsqueda de mejorar tu proceso de crianza, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Ayuda a tus hijos a ser independientes y a valerse por sí mismos.
  • Enséñales que son valiosos tal y como son y que, lejos de juzgarse por sus defectos, deben buscar siempre ser mejores personas.
  • Explícales los límites en función de su edad y su madurez.
  • Apóyalos cuando tengan un sueño que, además de apasionarlos, les hace bien.
  • Escúchalos cada vez que lo requieran.
  • Respétalos e incúlcales la importancia del respeto hacia los demás.
  • Sé tú misma, eso que eres cuando te desprendes de tus miedos, fantasmas e inseguridades, eso que te hace vibrar. ¡Van a amar esa versión de ti!
  • Y, por último, trabaja en tu bienestar, pues nunca podrás ofrecer a tus hijos aquello que no puedes ofrecerte a ti misma.

Para alcanzar el bienestar, nosotros siempre recomendamos tomarse #UnMomentoDeSerenidad, es decir, un momento para ti, en el que puedas respirar, sanar, descansar y relajarte.

En función de esto, te invitamos a descargar Serenamente App para descubrir nuestras reflexiones, meditaciones y minicursos, pensadas especialmente en ti y en tu bienestar. Haz clic aquí para descargarla.

Con amor y gratitud,

Serenamente

Banner app

 

 

2 Comentarios

Publica un Comentario