¿Qué son las emociones y cómo se manejan?

¿Qué son las emociones y cómo se manejan?

Claves para un 2022 más organizado, sereno y en bienestar

Sentir una emoción es inevitable y todos sabemos que eso no se puede cambiar, pero qué son, por qué en ocasiones pareciera que se salen de nuestras manos y cómo manejarlas asertivamente para vivir en bienestar. Acompáñanos a conocer las respuestas.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son reacciones que todos experimentamos. En palabras más técnicas, son respuestas químicas de nuestro cuerpo ante determinados estímulos que la vida nos presenta. Nuestro organismo, de manera totalmente natural, capta señales, las procesa y da una respuesta acorde a las necesidades de ese momento.

Según António Damásio, reconocido neurocientífico y médico neurólogo de origen portugués, las emociones primarias, de las que se derivan todas las demás, son la felicidad, la tristeza, la ira, el asco y el miedo. ¿Las reconoces? ¿Verdad que son emociones conocidas por todos nosotros?

No obstante, a pesar de ser bien conocidas y reconocidas por muchos de nosotros, las emociones son de gran complejidad, dado que no todos somos conscientes de su impacto en nuestra calidad de vida.

¿Qué es el manejo de las emociones?

Las emociones tienen un papel fundamental en nuestro comportamiento y en nuestra vida, y eso es innegable, pues son el impulso que nos mueve a la acción, y solo de nosotros depende que esa acción tenga un impacto positivo o negativo en nuestra vida.

Tradicionalmente, se creía que todos los seremos humanos éramos capaces de controlar las emociones básicas que mencionaba Damásio, pero, con el paso del tiempo, hemos visto que la naturaleza química de nuestro cerebro aún tiene mucho por enseñarnos. De ahí que, Jorge Wagensberg, director del Museo de la Ciencia de Barcelona, estuviera en desacuerdo con el planteamiento del reconocido neurocientífico afirmando que “clasificar las emociones equivale ya a tener una teoría de las emociones”.

A pesar de esto, sin duda alguna, las emociones sí se pueden manejar y gestionar y, si lo hacemos asertivamente, tendremos mucho por ganar.

¿Cómo gestionar las emociones?

Por lo general, las personas no tenemos un conocimiento claro sobre cómo identificar nuestras emociones, por lo que, la mayor parte del tiempo, simplemente somos presas de las reacciones naturales de nuestro cuerpo; y así, en ocasiones, agudizamos las sensaciones desagradables o, peor aún, intentamos controlar o suprimir lo que sentimos. Y todos bien sabemos que, al intentar silenciar o huir de una emoción negativa, solo logramos que se manifieste con mayor fuerza.

Para cambiar esto y aprender a manejar, o como nos gusta llamarlo: “gestionar” tus emociones, queremos darte 3 estrategias:

1. Comprende y acepta lo que sientes

Cuando te enfrentas a una situación que te produce estrés y ansiedad, por ejemplo, a una injusticia en tu lugar de trabajo, cuál suele ser tu reacción: ¿te enojas de inmediato y comienzas a discutir o mantienes la calma?

Como acabamos de ver en los párrafos anteriores, nuestras emociones determinan nuestro comportamiento, y cuando no las gestionamos asertivamente, no reaccionamos de la mejor manera. Por eso, indudablemente, reconocer lo que sientes, respirar, darte una pausa y pensar con “cabeza fría” ante una emoción negativa, te permitirá entender que no está mal experimentarla, pero que está en tus manos aceptarla y reaccionar de manera inteligente y sana.

2. Realiza actividad física

Cuando se realiza actividad física, ya sea correr, nadar, saltar, caminar, bailar, etc. se consume la hormona que produce el estrés llamada cortisol; además, se liberan endorfinas que son las hormonas que producen la sensación de bienestar. Por eso, si sientes que has perdido el control de tus emociones, elige una actividad física que disfrutes y realízala con regularidad. De esta manera, no solo te sentirás mejor en tu salud física, también podrás canalizar tus emociones y sentirte más tranquilo(a).

3. Aprende técnicas de relajación

Intentar relajarte solo cuando experimentas una emoción negativa no es muy eficaz; en realidad, se necesita de práctica y constancia. ¿Cómo lograrlo? Apropiándote de una técnica de relajación. Aquí algunas ideas:

  • Escribe un diario de tus emociones:

La estructura expresiva te ayudará a reconocer lo que sientes, aceptarlo, gestionarlo y reducir la recurrencia de pensamientos negativos.

  • Visualiza:

Con esta técnica, podrás formar imágenes mentales de un lugar o una situación pacífica y tranquila y remitirte a ella cuantas veces lo necesites. Cuando la practiques, intenta incorporar todos tus sentidos, concentrarte en el presente y tener pensamientos positivos.

  • Medita:

La meditación es una herramienta comprobada, simple y efectiva, para mejorar la reactividad al estrés, ayudar a restaurar la energía y otorgar mayor control sobre el proceso cerebral que genera el dolor y las emociones. Además, otorga un gran bienestar físico y mental.

Claves para un 2022 más organizado, sereno y en bienestar

La lista no acaba aquí, también puedes practicar yoga, hacer respiraciones profundas o probar la musicoterapia. Lo importante es que, a medida que vayas aprendiendo una o varias técnicas de relajación, seas más consciente de la tensión muscular y de otras sensaciones físicas que se derivan de las emociones negativas, pues una vez sepas cómo se sienten, podrás gestionarlas a tiempo y con esto evitar que se salgan de control.

Si quieres una mano para aprender a gestionar tus emociones y practicar técnicas de relajación, te invitamos a descargar Serenamente App, una aplicación móvil que ofrece espacios de reflexión y momentos de serenidad para conectar con tu bienestar emocional.

Descárgala aquí y encuentra:

  • Meditaciones guiadas
  • Música para relajarte
  • Curso para el manejo de tus emociones
  • Identificador de emociones
  • Y mucho más…

 

Con amor y gratitud,

Serenamente

 

Sin Comentarios

Publica un Comentario