7 aspectos claves para reconocer si eres o tienes una madre tóxica

7 aspectos claves para reconocer si eres o tienes una madre tóxica

Cómo reconocer las madre tóxica

Sin lugar a duda, una madre es la persona más importante para el ser humano desde el momento de su concepción, ya que en su cuerpo ocurre la formación del feto y, posteriormente, el nacimiento de este. Pero de ella no solo depende el proceso biológico, también yace una conexión inexplicable que va de corazón a corazón y que perdura, como mínimo, toda la vida.

Si bien todos los seres humanos contamos con diferentes vínculos y relaciones, el lazo de madre e hijo(a) es único e irrepetible. Por eso, cuando decimos que madre solo hay una, sin importar si es biológica o adoptiva, es porque su amor es muy importante en la vida de cada ser humano.

No obstante, la tarea de ser madre no es nada fácil, más aún cuando las mamás han enfrentado -o enfrentan- sentimientos de tristeza, depresión, soledad y culpa, entre muchas otras emociones negativas que nublan su juicio e interfieren -negativamente- en el proceso de crianza de sus hijos, convirtiéndose así en lo que denominamos: madres tóxicas.

Esto puede ocurrir en respuesta a madres que han tenido infancias realmente difíciles, en las que sufrieron abandono o cierto tipo de abuso, y entonces buscan sobreproteger a sus hijos para que nada ni nadie les haga daño. También, se puede dar en madres que afrontan un proceso de divorcio o una decepción especialmente dolorosa que las lleva a drenar toda su rabia sobre sus hijos, llegando a agredirlos física y verbalmente… Entre muchos otros ejemplos que son más cotidianos de lo que creemos.

Pero entonces, ¿Qué es ser una madre tóxica?

Las madres tóxicas no siempre son seres malvados que buscan herir a sus hijos, todo lo contrario, el daño que hacen muchas veces es involuntario. Se trata de madres que construyen vínculos nocivos con sus hijos en los que predominan las discusiones, las críticas, el desprecio, las amenazas, la manipulación, el chantaje emocional, la sobreprotección, la envidia y el victimismo.

Según explica la psicóloga Irene López Assor, una madre tóxica es aquella que tiene una visión negativa del mundo. Suelen ser madres muy destructivas, muy victimistas, posesivas y controladoras la mayor parte del tiempo.

Así mismo, se puede decir que una madre es tóxica, o emocionalmente abusiva, cuando utiliza el vínculo con sus hijos para llenar sus vacíos emocionales, creyendo que ellos existen para compensar lo que tuvieron o no tuvieron antes.
Banner app

¿Cómo reconocer si eres o tienes una madre tóxica? Atento(a) al siguiente listado:

No todas las madres tóxicas son iguales ni se comportan de la misma manera con sus hijos, pero, si te identificas con alguno de los siguientes aspectos, significa que eres o tienes una madre tóxica:

    1. Carecen de autoestima

Una de las características de las madres tóxicas es que suelen mostrar una clara falta de autoestima y de confianza en sí mismas. Además, buscan cubrir sus necesidades y carencias en sus hijos, y entonces, cuando estos crecen, sufren de gran ansiedad, pues sienten que, al tener hijos grandes, autónomos e independientes, las abandonarán.

    1. Utilizan a sus hijos para conseguir sus sueños

Este tipo de madres frecuentemente dicen cosas como, por ejemplo, “no quiero que repitas mi historia”, “quiero que cumplas los sueños que yo no pude”, “quiero darte lo que yo no pude tener”, etc. Aunque con esto buscan expresar su amor y afecto, en realidad, frenan los sueños de sus hijos, pues no son conscientes de que en ningún momento se preguntan qué es lo que verdaderamente quieren ellos.

    1. Son excesivamente controladoras

Las madres tóxicas son ese tipo de personas que necesitan tener controlado cada aspecto de su vida, y de la vida de sus hijos, por lo que ejercen control sobre las decisiones y actitudes de ellos. Es muy probable que cuando un hijo decida hacer todo lo contrario a lo que ella quiere, se sienta traicionada y tome represalias por ello.

    1. Son manipuladoras

Suelen hacer sentir mal a sus hijos si no hacen las cosas como ellas quieren. Son egocéntricas y solo piensan en sí mismas. Su manipulación puede ser directa, es decir, prohibiendo, castigando y gritando, pero también, puede ser muy sutil, utilizando el chantaje o la culpabilidad para educar a sus hijos.

    1. Son autoritarias

Imponen su opinión y criterio sobre sus hijos y no admiten que ellos elijan otras alternativas, ya sea el tipo de amigos que deben tener, la carrera que deben estudiar o el lugar al que se deben mudar, entre otros temas, llegando incluso a interferir en la elección de sus parejas o en la forma en que crían a sus propios hijos (nietos).

    1. Buscan ser el centro de atención

Se hace visible en madres que, si bien quieren que sus hijos triunfen y salgan adelante, no quieren -en ninguna circunstancia- sentirse superadas, ya que, si esto ocurre, dejarán de ser el centro de atención de sus hijos. Ellas necesitan que sus hijos las necesiten. En ocasiones, estas madres pueden usar sus achaques de salud para manipular a sus hijos, ya sea para sentirse cuidadas o para retenerlos en casa.

  1. Maltratan física y psicológicamente

Dejamos este aspecto para el final porque es quizá el más duro de tratar, en especial, porque es el que más consecuencias tiene a corto, mediano y largo plazo, interfiriendo incluso en la salud mental de los hijos y en su forma de enfrentar la vida, ya que, debido a este tipo de crianza, el hijo o la hija podrán enfrentar problemas de autocontrol e impaciencia, así como dificultades para controlar la ira y la agresividad.
Este tipo de madre tóxica utiliza la fuerza y la imposición para hacer valer su posición, dejando de lado el diálogo y la persuasión.

¿Qué sucede con los hijos que fueron o son criados por madres tóxicas?

Los hijos que enfrentan una crianza tóxica pasan por diferentes situaciones que se derivan en personalidades inseguras, con falta de confianza en sí mismas y con una necesidad constante de aprobación. Así mismo, la falta de empatía y autoestima que caracteriza a sus madres hará que ellos crezcan con las mismas conductas, lo que los llevará a generar vínculos emocionalmente tóxicos con sus amigos, familiares y futuras parejas.

¿Cómo restituir el lazo madre e hijo(a)?

Ya sea que seas una madre tóxica o que identifiques a tu mamá bajo este patrón emocionalmente abusivo, debes saber que la sanación y la superación de este tipo de marcas es el primer paso para restaurar tu identidad y autoestima y para trazar nuevos rumbos y formas de relacionarte. En muchos casos, este tipo de situaciones requieren de adecuadas terapias psicológicas, así que no las descartes, en especial si es parte de tu presente y necesitas ayuda profesional para ello.

Entendiendo que las madres tóxicas son las que muestran un estado de ánimo cambiante y toman decisiones en función de sus altibajos emocionales, también, como madre, debes reconocer la importancia de gestionar adecuadamente tus emociones. Esto es, atendiendo tus sentimientos, escuchándote, amándote y cuidándote cada día un poco más.

Quizás es más fácil leerlo que ponerlo en práctica, ¿verdad? Por eso, no queremos cerrar este artículo sin invitarte a probar Serenamente app, una aplicación móvil que te permitirá abrazar el pasado desde el amor y el perdón, aceptando lo sucedido, pero también aprendiendo de ello para alcanzar tu bienestar y paz.

No es momento de culparte por haber tenido actitudes abusivas con tus hijos, ni de culpar a tu madre por haber actuado como lo hizo; es momento de abrazar el cambio para darte la oportunidad de renovarte desde adentro hacia afuera.

Además de invitarte a descargar la aplicación, queremos ayudarte a gestionar cada uno de esos altibajos emocionales; por eso, en este mes de las madres, te obsequiamos: #NotasParaMamá. Un audio cada día -de forma consecutiva- con reflexiones que te abrirán el camino para vivir la maternidad desde el bienestar de ser tú misma. ¡Disponible en Serenamente app del 10 al 14 de mayo!

Inscríbete aquí para recibir más información.

¡Un regalo ideal para madres de hijos, mascotas o proyectos…!

Con amor y gratitud,

Serenamente

 

 

6 Comentarios
  • Elida Gonales
    Publicado a las 18:49h, 09 mayo Responder

    Muchas gracias me encanto,tengo un poquito de toxica pero ando en busca de mejorar y cambiar por mi bien y el de mis hijos,bendiciones

    • Serenamente
      Publicado a las 12:39h, 25 mayo Responder

      Hola, gracias por tu comentario. Eso es lo más importante, que tengas la disposición de mejorar cada día. Feliz día

  • miguel arratia gomez
    Publicado a las 17:16h, 15 mayo Responder

    Soy cercano a una persona con artrosis reumatoide , 66 años , se controla los malestares y dolores pero ha desarrollado una personalidad toxica , un poco agresiva , lo que llaman doble personalidad , muy tensa y temerosa la
    mayor parte del tiempo , en otros momentos reaccion subita a la normalidad , quisiera una recomendacion a un medicamento o pastilla que la t ranquilice en momentos de crisis . Gracias adelantadas.

    • Serenamente
      Publicado a las 12:38h, 25 mayo Responder

      Muchas gracias por tu comentario. En este caso lo más recomendable es visitar un especialista para que pueda revisar el caso. Feliz día

  • María de los Angeles Vargas González
    Publicado a las 17:40h, 15 mayo Responder

    Me encanta este Artículo, porque no escapo de ser toxica en ocasiones, pero estoy en la disposición de mejorar cada día por mi y mis hijos. Gracias Totales!!

    • Serenamente
      Publicado a las 12:37h, 25 mayo Responder

      Muchas gracias por tu comentario. Lo más importante es tener esa disposición de mejorar cada día. Feliz semana

Publica un Comentario